Cuando conocí a los integrantes del Escuadrón Jitomate Bola, me di cuenta de que todos tenían dos cosas en común, pese a las distintas disciplinas en las que cada uno se especializa: amor y pasión por lo que hacen, y admiración por su maestro. Anatoli Lokachtchochouk.

Cada uno de ellos me reveló una parte pequeña de su personalidad, peor esas partes despertaron en mí gran admiración, aún sin conocerlo, yal mismo tiempo, ese deseo de conocerlo personalmente. 

Con ese sentir me di a la tarea de buscar información sobre el Mtro. Anatoli en la web, y me di cuenta de que no soy la única que ha escrito sobre él, ni mucho menos la única que admira y respeta su trabajo y trayectoria. Esto es lo más relevante que uno puede saber sobre la vida de Anatoli en la web:

  • Nación en Ucrania, y se convirtió en un artista del circo, con una trayectoria de casi 30 años de carrera con espectáculos y alumnos de todo el mundo. También ha sido director de varias compañías circenses y teatrales.
  • Actualmente es Director del Escuadrón Jitomate Bola y maestro en la Escuela Nacional de Teatro.
  • Estudió en la Escuela de Circo de Moscú como Artista de Circo y Director de Escena. También estudió en el Instituto Estatal de Artes Teatrales de Moscú, en la Facultad de Dirección Escénica de Artes del Circo como Regisseur de Artes Cirsenses.
  • Fue estrella del Circo Soviético, viajo por toda la Repúblicas Soviéticas, e hizo giras a Europa, Centro y Sudamérica. Ganó varios premios, como el Concurso Nacional de Artistas del Circo Soviético. Recibió el nombramiento de “Artista Laureado” del Ministerio de Cultura Soviético por haber aportado un acto nunca antes visto en el circo.
  • Desde 1991 vive en México, impartiendo clases en la Escuela Nacional de Arte Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes, y seminarios en otros centros de estudios y universidades del país, y en encuentros nacionales e internacionales. Desde 1997 dirige el Escuadrón Jitomate Bola.

Sin embargo tuve la oportunidad de saber algunas cosas extra sobre Anatoli de boca de sus alumnos. Y esto es lo que comparto con ustedes:

  • Anatoli enseña el “clown”, peor odia a los payasos que hacen llorar a los niños. El payaso para él, no se burla de la gente, ni provoca miedo, sino que se muestra como un ser transparente lleno de errores, que hace que la gente se enamore de él, y encuentre humor en sus errores.
  • Tuvo la desagradable experiencia de haber estado en un campo de concentración, a una edad muy joven. Tuvo que caminar kilómetros para poder regresar a Ucrania, donde lo detuvieron pensando que había sobrevivido por haber sido aliado de los nazis.
  • Pese a todo, es una persona con mucho sentido del humor y gran entusiasmo. Aprecia la vida, y les enseña a sus alumnos en todo momento la importancia de vivir. Ayuda a muchos de ellos a superar grandes temores, y a descubrir que pueden llegar más lejos de lo que creían.
  • En esto de enfrentar los temores, suele hacer cosas como poner en un trapecio a alguien acrofóbico, y cosas por el estilo. Pero al final de todo, sus alumnos reconocen que han desarrollado sus capacidades más de lo que esperaban.
  • Todos sus alumnos lo recuerdan y lo consideran uno de los mejores maestros de actuación, clown, circo, que han conocido. Ha entrenado incluso a artistas que han llegado a talla mundial y a participar en montajes tipo Cirque du Soleil.

Estas son sólo algunas de las cosas que sus alumnos me dijeron, pero sin duda alguna debe haber mucha más magia escondida en él. Me uno a aquellos que le admiran como una persona que disfruta la vida y ama el arte que hace. Que muchos como él se formen cada día.

Me despido reiterando mi deseo de algún día conocerle en persona y recordándoles que lo más importante del arte es el amor, la pasión y la entrega que uno tiene por lo que hace.

Anuncios